REGLAMENTO DE LEY DE CONSULTA PREVIA MARGINA A LAS RONDAS CAMPESINAS.

REGLAMENTO DE LEY DE CONSULTA PREVIA MARGINA A LAS RONDAS CAMPESINAS

 
                         Después de haberse publicado el reglamento de la ley de consulta previa, mediante DS N° 01-2012-MC, resulta por demás deleznable que, pese a validarse y ampliarse los alcances del art. 149 de la Constitución Política del Estado, respecto a las rondas campesinas, a través del Acuerdo Plenario N° 1-2009, de la Corte Suprema de la República, que se les ha reconocido funciones jurisdiccionales, y se consolidan a través del proyecto de  ley de coordinación, ahora de un plumazo se desconoce la condición de pueblos indígenas u originarios a las rondas campesinas, particularmente aquellas que no se originan dentro de comunidades campesinas o nativas.
                         Esta posición y actitud del gobierno no es casual. Son las comunidades indígenas, nativas y rondas campesinas, que de modo organizado y permanente vienen levantando banderas de lucha y de defensa del medio ambiente,  muy en particular en denodada acción contra la contaminación que genera la gran  minería.  Así tenemos como ejemplo, la lucha tenaz y heroica que libro el pueblo de Tambogrande-Piura contra la Manhatan,  de los pueblos andinos de Ayabaca y Huancabamba en Piura contra el proyecto Majaz, ahora Rio Blanco, el pueblo de Lambayeque contra el proyecto Cañaris, los pueblos del ande liberteño contra la minera Barrick Misquichilca y el proyecto Lagunas Sur, el pueblo de Ancash contra Antamina, Cajamarca contra Yanacocha y muy especial contra el proyecto Conga; por el sur, tenemos los pueblos de Arequipa y Cuzco contra el proyecto Majes Sihuas II, el pueblo convenciano en el Cuzco, contra la contaminación a raíz del gas de camisea, el pueblo de Puno contra la contaminación del Rio Ramis, y que no decir de las luchas en los ya clásicos asientos mineros en Toquepala, Cuajone, La Oroya, Cerro de Pasco, etc. En una palabra, el Perú minero ha sido entregado al mejor postor por los gobiernos lacayos y entreguistas de Alan García, Toledo, mafia fujimontesinista, y ahora por el gobierno de Ollanta Humala, todos ellos aplicando las recetas del fondo monetario internacional, cual colonias económicas sostenidas por aparentes regímenes democratoides, cuya instituciones clásicas (poder judicial, legislativo, ejecutivo y electoral) tan solo son un burdo brazzier que esconde su horrible cuerpo putrefacto.
                            Es fácil colegir que si son estas organizaciones populares las que han venido levantando su voz organizada contra el capital y su sistema de explotación y de entreguismo, ahora se las pretenda apartar del escenario de la lucha vía reglamento de ley. Pues vale preguntarnos si los poblanos organizados en rondas campesinas, particularmente del norte del país no son descendientes de los pueblos originarios, así tenemos por el norte los tallanes, los mochicas, los chimú, los caxamarcas, los Chachapoyas, los huamanchucos o chucoway  etc, que si bien es cierto, en la actualidad  prospera limitadamente la comunidad en dichas jurisdicciones, es porque  después de la invasión, los colonizadores, en más de quinientos años de sojuzgamiento han liquidado los cimientos de nuestra civilización tahuantinsuyana, principalmente en lo que respecta a la organización social y económica. Ello no ha sido obstáculo para que conserven las instituciones tutelares del Tahuantinsuyo: el espíritu comunitario en la explotación de la tierra, el ayni, la  minka, el pararaico, el servinacuy, la wuyana etc, espíritu que ha permitido que hoy en día se organicen en rondas campesinas, dentro de un concepto y concepción de comunidad campesina, por encima de los marcos limitantes de la propia ley que les da su nacimiento.
                             Este sistema y particularmente este régimen que tiene la estructura de una dictadura cívico militar, como nuevos ensayos de dominación en tiempos que las alicaídas y desprestigiadas democracias, ya no les da resultados eficaces para contrarrestar la protesta popular. En otras palabras, el mantenimiento de  regímenes con ropaje democrático (solo porque surgen de trasnochadas farsas electorales) solo es posible para contentar al pueblo, para hacerle creer que aún es posible aspirar a cambios mediantes estas farsas electorales, que la voluntad popular se respeta, cuando por encima de todo ello se levanta la voluntad del amo imperialista: el monstruo del norte.
                          El blindaje jurídico represivo, que criminaliza la protesta popular,  heredado de los anteriores regímenes continuistas como el presente,  y que lo ha ampliado el presente régimen, cierra un círculo de represión indiscriminada y autoritaria a que el  imperio y sus lacayos apelan para frenar el ímpetu de las masas populares que luchan de modo espontáneo y como respuesta a tanta ignominia y opresión; y es en ese derrotero que buscan construir sus órganos de dirección y de vanguardia.
                           En ese sentido, el reto de las organizaciones sociales, en este momento histórico, es forjar sus dirigentes y lideres en el fragor de la lucha de clases, pues deben quedar atrás el economismo, el paternalismo, el espontaneismo como norte de la lucha. Pues frente a la coyuntura, no caben parches, sino una operación quirúrgica, y eso pasa por retomar el camino de una verdadera lucha organizada, que arrastre el carro de los sectores intermedios y atrasados hacia adelante, en lucha frontal contra la aspiración burguesa e imperialista del dominio de las masas a través de  políticas asistencialistas, usando los medios de comunicación parametrados de una manera monocorde y reptil, y porque no decirlo, alquilando esquiroles, traidores y vendepatrias para perennizar su sistema.
                          El pueblo debe sacudirse de los pusilánimes y de los oportunistas en la dirección de sus organizaciones, no cabe el autoritarismo ni el personalismo en esta lucha, aquellos caudillos de siempre que alquilan su mente y su pluma al mejor postor deben ser desenmascarados. Es hora de retomar lo mas preciado de nuestro pasado histórico, nuestros amautas nos ven  con ojos de sabiduría, los apus nos señalan el camino y en medio de canticos con sus pututos y sus quenas, ondeando banderas y lanzando consignas al aire,  nos llaman clamorosamente a defender la Pachamama. Las agresiones contra la madre tierra que parte de las empresas mineras, con la venia de gobiernos fantoches y títeres deben cesar. Ello será posible si al frente de nuestras organizaciones destacamos a auténticos dirigentes con una claro pensamiento y una férrea unidad en la acción con las masas. 
                        Los cuatro suyos exigen clamorosamente la unidad.
                        Con convicción, preparémonos para ese momento.
Alfredo Chunga Vinchales
Asesor Legal de la Central Única Regional
De Rondas Campesinas de La Libertad-PERU
Patarata, Mayo del 2012.       

 
 

  

Publicadas por Juan Esteban YUPANQUI VILLALOBOS a la/s 10:46 p.m. 0 comentarios Vínculos a esta publicación
 
Anuncios

Acerca de Yanawarmi Yupanqui

Cosas de la vida
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s