MAMA SHUMAJ HUAMBRA ( quinta parte ) V

MAMA SHUMAJ HUAMBRA ( quinta parte ) V

V
Después de caminar mas de cuatro horas por un camino, que parecía una escalera infinita, parecida a los escalones que los españoles les habían enseñado a construir en sus moradas; así se parecía esta subida hacia Icchal. Apenas avistaron las casas construidas de piedra, vieron que se acercaba el amauta y el Villac Umu de este centro religioso andino. Les recibió con mucha amabilidad y les indico donde deberían descansar e indicándoles que es lo que tenían que hacer, les apartaron de los Yatiris, Yachachis, amautas y el Villac Umo que venía del Cuzco en representación del Sapa Inka. Pues ellos por estar considerados en la clase sacerdotal andina no tenían que hacer ayuno, pero los recién llegados, si lo tenían que hacer. Éste ayuno consistía en comer solamente maíz blanco y tomar agua de las yapanas que estaban alrededor del montículo ceremonial, que es donde se hacían las ofrendas hacia el Padre Katequil. Aunque ellos también llevaban una vida alimenticia muy frugal, su alimentación consistía en las frutas que llevaban todos los oferentes a este adoratorio, aparte del maíz tostado en Callana . No comían también ningún tipo de carne, ni siquiera del cuy que es apreciado mucho por todos los runas y Panakas del Tawantisuyu.

Todos ingresaron a sus aposentos para descansar, pues ya se ponía por el Apu Shulcahuanca el Taita Inti . Mientras tanto desde las entradas observaban los ritos de los encargados de la ceremonia religiosa de las despedidas de todos los dioses que se veneraban allí y especialmente al Taita Katequil.
Amaneció y taita Wilka apareció como un rayo que inundo todo el santuario y las casas que lo circundaban y encendió un pequeño fuego que se encontraba en el centro, una especie de altar; parecía una piedra, pero pesaba mucho. Nadie en muchos años hubiera intentado levantarla. Se sabía que taita Katequil había enviado esa piedra desconocida para que allí se hicieran las ofrendas en su honor. Así lo reconocían los encargados del santuario y solo se acercaban para las ceremonias. Mientras en los aposentos del Capac y de los otros visitantes también ya aparecía los rayos de tata Wilka y eso les indicaba que deberían apresurarse a bañarse en la poza de piedra, de donde brotaba el agua, límpida y cristalina. Y asi lo hicieron. Se bañaron todos los varones

mientras una de las tías de Shumaj Huarmi llevó a la niña a los baños para las hijas de la Panaka. Después todos se reunieron con sus mejores vestidos alrededor de la piedra en conjunto con todos los Sacerdotes del santuario y dejaron en primer lugar todas las alforjas llenas de coca traídas del Marañón y también la alforja que envió el Sapa Apu Inka como ofrenda para su mas querida Sobrina. El Villac Umu del Santuario en conjunto con el del Cuzco esparcieron todas las alforjas en la mesa de piedra.

16.Huarmi: mujer en el runasimi cuzqueño.
17.Llacta: ciudad, pueblo
18.Callana: especie de sartén, pero en forma ovoide y semicerrada, es allí donde se tuesta el maíz y las ñuñas sin ningún tipo de grasa.

19.Cuy: roedor domesticado y que es la base de la alimentación andina.
20.Inti: se refiere al Sol.
21.Alforja: Bolsa de dos recipientes que se utiliza en la zona andina.

Continua…

Túpac Isaac II
Juan Esteban Yupanqui Villalobos
http://juanestebanyupanqui.blogspot.com

Anuncios

Acerca de Yanawarmi Yupanqui

Cosas de la vida
Esta entrada fue publicada en Cuento, Historia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s