LA JUVENTUD SUICIDA O SIN EL ESCRÚPULO DE LA VIDA O SIN ETICA


LA JUVENTUD SUICIDA O SIN EL ESCRÚPULO DE LA VIDA O SIN ETICA 

La palabra Ética proviene del griego ethicos que tiene el significado de “carácter”, que es lo que debe estar centrado en la conducta moral de los individuos.

Muchos se preguntan el porque nuestra sociedad ha tomado el rumbo que ahora lo vemos, que es del suicidio colectivo, todo es rapiña y sacadera de ojos, como dicen las abuelas cuando somos demasiados incisivos en proteger los intereses individuales antes que los colectivos. Nos preguntamos el porque nos hemos vuelto en animales depredadores económicos en que nos interesa la posesión del papel que se imprime en Inglaterra o aquella fracción metálica que nuestras famosas casa de la moneda la acuñan.

Nos hemos olvidado de los fundamentos por los que la humanidad tuvo que hacer para preservar la misma raza humana. Nos interesa más el animal económico, sin importar si en esa línea atropellamos a los demás.

Los que son atropelladores tienen una sarta de justificaciones, que van desde del delirio hasta la sin razón, podríamos poner como ejemplo en la minería, en que una empresa trasnacional, que solo de nombre dice que esta su dirección en algún país del norte, pero que sin embargo sus dueños y sostenedores no tienen ningún domicilio fijo, o sea que las utilidades, muy poco los usufructuaran los habitantes de ese país, ni tampoco en el donde extraen la riqueza.

Pero ellos justifican, con que traerán mucho trabajo, mucha riqueza y desarrollo para los pueblos de donde saquean su subsuelo, para ello se prestan muchos gobernantes e inclusive viejos dirigentes que son comprados por esta sarta de individuos con el afán de perpetrar su latrocinio. Todos saben que eso es un robo descarado, a vista y paciencia de todos; pero ninguno de nuestros dirigentes se rebela ante tamaña afrenta a la misma dignidad de la vida y de la comunidad.

Pero que es lo que hacen? Ponen adjetivos, con tal de justificar su posición ante la ética y la verdad de las cosas. Pero allí mismo van desarrollando otras actitudes que tuvieron su origen en esas grandes afrentas, como podría el hacer pequeñas estafas, sabiendo que no podrá ser procesado por sus délitos, como él piensa, que son de poca monta, más les costara invertir en un proceso judicial, que por cierto en nuestro país demora las calendas griegas, eso disculpándome de los griegos por quizás insultarlos.

El suicidio, no solamente es por el quitarse la vida, lo es también cuando olvidamos nuestros propios principios de cuidar lo que no es nuestro, por mantener sinceridad en lo que se dice; sin embargo hay cierta parte de la juventud, que ha asumido la postura de nuestros principales gobernantes de hacerse millonarios sin importarles los demás, pues ya ni siquiera honra tienen.

Por ello allí tenemos a los Agustín Mantilla. Que creen que lealtad es encubrir los crímenes del amigo; pero él también dice: “Me sacrifico pero mañana tu me correspondes con dinero”, y así el circulo sigue creciendo más hasta hacerse un monstruo de incalculables dimensiones.

El problema implica que estos suicidas morales toman como ejemplo a nuestras autoridades, que con sus actitudes asumen que todo lo amoral es lo más conveniente para hacer de ellos los hombres nuevos.

Aquí pondría como ejemplo a un funcionario importante del sector educación que dirige una institución educativa importante, que sin embargo es un beodo consuetudinario, una parte de sus docentes son acosadores sexuales de las alumnas y alumnos, otra parte son comerciantes de toda chuchería, hasta de los exámenes y pruebas o exámenes que aplican, solo una minoría observa reglas de conducta acorde con la moral; por ello los alumnos, una buena parte se dedican casi la mayoría de sus noches a libar licor y a consumir drogas de diferente tipo, no solamente las sociales, sino también las derivadas de la cocaína y la marihuana.

Entonces nos preguntamos que ascendencia tendría este director si él es el primero en ser un amoral al pretender dirigir una institución educativa siendo un alcohólico consuetudinario. El problema, es que él no lo reconoce y si uno le dice te insulta y amenaza con golpear. Entonces es imposible querer formar una conciencia moral en una juventud si sus formadores son todo lo contrario.

Por ello no me llama la atención que muchos jóvenes se dediquen a la estafa, lo que me enerva el espíritu y monto en cólera, es que se pretenda hasta a utilizar la literatura para cometer tamañas fechorías.

Juan Esteban Yupanqui Villalobos.
Túpac Isaac II.
http://juanestebanyupanqui.blogspot.com

Anuncios

Acerca de Yanawarmi Yupanqui

Cosas de la vida
Esta entrada fue publicada en Educacion, Historia, Opinion, Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s