MAMA SHUMAJ HUAMBRA I

MAMA SHUMAJ HUAMBRA ( primera parte)


MAMA SHUMAJ HUAMBRA
Es la más bella flor de toda la panaka de Andamarka Tullpo; se crió en la familia de su madre; cuando su abuelo era administrador de la hacienda de las monjas clarisas y su padre el Capac de Kachulla.
Por desavenencias entre su padre y abuelo no pudieron estar juntos, por lo que su abuelo decidió dar como esposa a su hija madre de Shumaj Huambra al sinchi de Añako pampa.
Su padrastro la crió con amor y respeto y le dio la educación a la que los españoles les permitían a las familias de las panakas. Ya siendo una niña que iba a la escuela con todos los hijos de los mestizos y españoles de la Marka de Santiago de Chuco, le veía su Padre y él le mimaba.
A ella le gustaba estar con su padre y pasearse por la marka, pues a él lo respetaban en todas las markas que asistían a Santiago. Sus tias, las hermanas del Capac de Kachulla la estimaban y querían mucho, por lo que ella aprovechaba eso y estaba en diferentes casas, lo que no era bien visto por el Sinchi de Añako Pampa, pues pensaba que esta niña se esta criando como muy engreída y orgullosa, solo porque su Padre era un Capac y su padrastro solo un Sinchi y que estaba al servicio del Capac de Kachulla.

Llegó el día en que debía ser ofrendada a la Mama Quilla y también para aparentar de realizar su bautizo en la iglesia de los españoles. Si no lo hacían, los Karas se ensañarían con los Runas hasta arrasar con las comunidades y robar las cosechas y violar a las mujeres.
Por lo que para evitar tales cosas por parte de los mistis , se decidió realizar tal ceremonia. Por lo que don Juan de Dios, asi se llamaba el Capac de Kachulla y Don Luis, el Sinchi de Añako Pampa convinieron en hacer ofrenda a la mama Quilla y a la vez para aparentar ante los españoles hacer el bautizo.

Todas las familias de Kachulla al hacérseles de su conocimiento que se le iba a bautizar a la pequeña Shumaj Huambra, se aprestaron a preparar todas las comidas para la fiesta, ya que pensaban el Capac ese día también lo festejaría a lo grande, por el amor que le tenía a su hija.
Los mismos preparativos hicieron los runas de la marka de Añako Pampa, ya que le tenían mucho aprecio a doña Julia, la esposa de Don Luis y Madre de la pequeña Shumaj Huambra, a quien querían, no solo porque era la más bonita flor, la más bella de todo el mundo que ellos conocían,

no habían visto tan bellas facciones y sobre todo porque les enternecía su bella voz, ellos se transportaban a la Ukhu Pacha cuando la escuchaban. Eso les emocionaba, como también a los Mistis que hablaban que cantaba como los propios ángeles y por eso siempre se hacían de la vista gorda cuando el Capac lo vestía a su hija tal como su rango le permitía, ya que era de la Kapak Kuna de los Yupanqui descendiente de su Taita Túpac Yupanqui, el gran Señor que llegó muy lejos a tierras extrañas.

Seguían los preparativos en todas las pequeñas markas para las fiestas de la pequeña flor; algunas amasaban panes tal como lo habían aprendido de los mistis, que se conocían como vasitas, rosquetes, molletes y preparaban el asado de cerdo para que ese día no faltare nada en su fiesta de la pequeña.

Desde la hacienda de Tullpo su abuelo y tías mandaron muchos carneros y alpakas, los carneros para que sean sacrificados para las comidas de los runas y las alpakas para el sacrificio ante Taita Katequil como ofrenda por la vida de la pequeña Shumaj Huambra. Asi llegaron al pago de Andamarka para dejar todos los regalos ante los curakas, quienes se pusieron a ordenar todos los regalos de acuerdo a la importancia de Cada Capac o Sinchi que querían agradar al Capac Juan de Dios. Asimismo de las markas de Huacapongo, de Llaturpamba mandaban preciosos tejidos de lana de Vicuña y alpaka para la bella niña.

Mientras las tías de Shumaj Huambra hablaban que no querían que se llame así, si no que para agradar a los curas extirpadores de idolatrías, el nombre de Margarita Herlinda, sería su nombre según el calendario Gregoriano y le resondraban al Capac por seguir persistiendo en las costumbres paganas de sus antepasados.

El Capac Juan de Dios no les hacía caso, solo les ponía atención, y nunca les contrariaba, pues eran sus hermanas Mayores, quienes no habían tomado marido, por no haber de su linaje en esas comarcas y no querían ir a la Succha, donde tenían familia para que tomen esposo, pues allí conservaban las costumbres de sus ancestros y mucho de ellos tenían dos esposas principales y algunas secundarias y eso a ellas les aterraba y cada rato que les mencionaban que tendrían que ir a la succha se persignaban varias veces pronunciando: “Jesús nos libre de tal maldición”.
Esas costumbres solo eran permitidas para los integrantes de los Kapac Kuna, no para cualquier mortal runa de alguna comarca, como tampoco a cualquiera de los integrantes, solo a los Capac y Sapa Apu.

Llego el día para la ofrenda a los Apus y al Gran Katequil, ese día el Capac se vistió a la usanza de los mistis, siguieron su sequito compuesto por todos sus pastores, quienes amaban a la pequeña Shumaj Huambra, pues muchas veces ella caminaba por las punas pasteando las llamas, alpakas, vicuñas y ovejas de su padre y los alegraba con sus canciones que en su voz tan hermosa los transportaba muchas veces al ukhu pacha.

Todos danzaban con sus espadas de madera y sus sombreros doblados, se esforzaban por marcar el paso y podía escucharse su danza cuando pasaban por la marka de Muykan, en donde se encontraban sus hermanas con algunas mestizas que eran muy cucufatas del catolicismo. Ellas habían vestido a la pequeña niña con los mejores vestidos que utilizaban los mistis para sus hijas.

Cuando llegó el Capac y sus danzantes se quedaron sorprendidos por la belleza de la pequeña niña, quien corrió a los brazos de su Padre, mientras a un costado estaba el Sinchi Luis el esposo de su madre. Allí entregaron las ofrendas de todas las comunidades y en procesión se trasladaron por el barrio de Andamarka donde quedaba la casa del Capac y allí entraron para beber chicha de molle y maní a todos los danzantes y prepararse para ir a la iglesia primero para bautizarla.

Continua…

Túpac Isaac II
Juan Esteban Yupanqui Villalobos
http://juanestebanyupanqui.blogspot.com

Túpac Isaac II
Juan Esteban Yupanqui Villalobos
http://juanestebanyupanqui.blogspot.com

Anuncios

Acerca de Yanawarmi Yupanqui

Cosas de la vida
Esta entrada fue publicada en Blogroll, Cuento, Historia, Poesía y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s