LA REBELDE CHAMI AWQASISA

LA REBELDE CHAMI AWQASISA
Menudita, con el talle muy pequeño, que lo habían logrado a punto de amarrarla su cintura hasta el punto que casi no pudiera respirar, pues estaba destinada al nuevo Sapa Inka. Los oráculos hablaban que ella sería la esposa del guerrero que llora sangre. Las mamaconas se esmeraron por hacerla la más bella. Ya desde niña empero su carácter era terrible; corría como una venadita por las chacras de las comarcas cercanas al acllahuasi. Morenita pero con facciones finas, sus ojos eran vivaces y saltones, se movían con una rapidez para todos lados, creyendo todos los que le rodeaban que directamente les estaba mirando la bella Chami Awqasisa. Su madre era tan bella, como los luceros de la tarde, la aymara Wara, que como esposa secundaria se había educado como guerrera y llevaba en cada batalla que conducía el Sapa Apu Inka, su estolica para defenderlo ante cualquier agresión de sus enemigos. De sus entrañas nació la menudita Chami.

Nunca quiso perder su libertad y salía de la casa de las escogidas a recorrer los campos y a jugar con los pequeños ruñas de los ayllus. Ya no había tenido mas hermanos de Madre y sus hermanos de Padre siempre le fastidiaban. Veía muy lejano a su Padre, solo una vez la acaricio su pelo y la tomo para sentarla en sus piernas, quedándose dormida; después no lo veía a pesar de que el oráculo de catequil le había predestinado a ser la principal Coya del futuro Sapa Inka que se escogería entre los mas aptos de los hijos de todas las panakas inkas.
Ya iniciándose en su adolescencia, noto los cambios en su cuerpo, tal como lo tenían todas las warmis de los ayllus y de las que estaban en el acllahuasi. Allí las mamaconas le enseñaban que eso tenía que suceder y tenía que prepararse para asumir como esposa y principal warmi del futuro inka raptin que acababa de nacer. Habíase llamado al recién nacido como el nuevo hijo del Cóndor, y del tata wilka. Ella se preguntaba, como pudiera ser la esposa de quien era todavía muy joven, si recién había nacido. No podía comprender las decisiones de los ancianos amautas y caciques, así como de los Apus de todas las naciones. Siguió sus propios instintos ante cualquier decisión que pudieran tomar sus celadores y formadores. Pero tuvo varias veces que ser castigada por su libertinaje en sus acciones, eso le hicieron saber, pero ella siguió con su espíritu libre. Lo que no entendía, el porque los cambios de su cuerpo, le dijeron que ya era época en que tendría que consagrarse a Tata Wilka para que le bendijera y pudiera ser aceptada en la panaka de nuevo apu Inka. Pero después se dio cuenta que no era la única que estaría en la batalla. Muchas warmis eran también las postulantes y que se les había pronosticado en muchos oráculos el mismo destino que el de ella. Todas muy hermosas y con la misma esperanza que a ella no le interesaba. Todas querían ser las desposadas del nacido joven Apu Sapa Inka Raptin.

Allí estaba la linda Away supo de la nación Cullie, la Ranwa Sampay de la nación Tallan, y otras hermosas niñas con talle hermoso que habían sido traídas de sus naciones por los oráculos que recayeron en sus personas; todas eran hijas de caciques y grandes señores de sus naciones. Ella sintió un poco de Celos, pues a quién ella debería desposar en realidad era su hermanito de Padre. Lo que no entendía, porque no se le permitía verlo; pero eso si al resto de warmis acllas, que lo atendían. Decían que era muy hermoso, semejante a la luz de tata Wilka, que emanaba de su dulce rostro. Ella no guardaba rencor a pesar que la Madre del pequeño, la bella Mama HUCH’UYKOYA era la rival de su Madre por el amor de su Sapa Inka. Por ello las miro con desprecio por ser ajenas a las Panakas, todas las mujeres de las Panakas estaban a ser destinadas mujeres principales del Sapa Inka o secundaria. Las secundarias eran las más guerreras y valientes, ya que acompañaban a su señor en todas las guerras que tenían con las otras naciones. Ella no quería ser principal, pues tendría que quedarse en la ciudad sagrada para atender las necesidades de las panakas y se perdería las guerras, parte que no podría estar a lado de su señor.
Así creció y llegado la fecha en que el sapa inka debería escoger a quien seria la coya de su nueva panaka, con la que fundaría una nueva para si. Ella ya era una mujer echa y derecha con mucha fuerza en sus manos. Había conocido todas las habilidades del manejo de las armas en el ataque y la defensa. La ceremonia de preparación para las doncellas de las panakas se resumía en un principio con un ayuno de tres días, en la que solo se masticaba el maíz sagrado que se cosechaba en vilcabamba en las tierras del sol. Así lo hizo y ya en el día de la presentación, la vistieron con las más delicadas ropas de lana de Vicuña tierna para que tenga el mismo nivel que el Apu Sapa Inka Raptin, eso en cuanto a las ropas que eran destinadas a las panakas en la zona de los andes. Hasta que llego el día, pero ella no estaba muy segura de querer ser la Coya. Una vez llevada al Coricancha, miro sentado al Inka raptin su futuro compañero sentado al Gran Sapa Apu Inka Yupanqui, gobernante con tu voz dura y potente que tuvo miedo de éste. Así que decidió no ser la principal y salió corriendo del gran salón.

A lo cual Willak humu pronuncio que era mal augurio, tanto para el pueblo como para los gobernantes y presagio que era el fin de la gran nación, pues percibió que vendrían unos wiracochas malos a enseñar maldades y asesinar y destruir toda la nación. Por ello se prohibió a todos los runas a prestar asistencia a Chami Awqasisa. Entonces ella rodó por toda la nación, convirtiéndose en una persona huraña hasta que convertida en un gran cerro en la nación de los Cullies, aseguro que en esas tierras nacería el hijo del cóndor nuevo para perdonar la afrenta hecha al hijo del sol. Nadie conoce cual es ese cerro, pues dicen que allí se encuentra un gran tesoro y que solo el verdadero hijo del cóndor lo encontrará, para restaurar las naciones del mundo runa.

Túpac Isaac II
Juan Esteban Yupanqui Villalobos
http://juanestebanyupanqui.blogspot.com

Anuncios

Acerca de Yanawarmi Yupanqui

Cosas de la vida
Esta entrada fue publicada en Cuento y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s