Renace tribunal de la Santa Inquisicion

santa inquisicion2RENACE TRIBUNAL DE LA SANTA INQUISICIÓN
CONFORMACIÓN DEL AQUELARE APROFUJIMONTESINISTA A PROPOSITO DEL LIBRO DE GUZMAN: DE PUÑO Y LETRA.

La verdad, como elemento esencial en la descripción de la realidad; es siempre relativa. Depende de la concepción desde la cual mira el sujeto. Si es objetivo, su descripción tratará de acercarse a esa misma realidad de acuerdo a las sensaciones que se le presentan sus sentidos. Si es subjetivo, sus miedos o temores influirán en su descripción, por cuanto en él prevalecerá todo su desajuste emocional y conductual para ver la realidad. Aún también podemos afirmar que la realidad no es estática, ella va evolucionando de acuerdo a los factores que pueden ser el cronos, o el movimiento interno de la misma realidad. En resumen esta no se presentará de la misma forma en un mismo intervalo de tiempo. La pregunta va: ¿Quién tienen la verdad? En eso se sustenta el equilibrio y el respeto en la aceptación del conocimiento.
A que vienen esta introducción? A algo muy simple. Creemos que la historia a evolucionado desde el siglo XIV en que se enseñoreaba la Santa Inquisición. En la cual se perseguía hasta el exterminio, con cuanta persona disentía con la línea oficial que la religión presentaba como verdad, pero ello ya tiene su antecedente histórico en la Quema de la primera biblioteca mundial que fue Alejandría. Los enemigos del conocimiento tienen allí su fuente de inspiración, los enemigos del cambio, los enemigos del movimiento del ser son allí desde donde nacen y también quienes odian la verdad y la luz de las cosas. En el Perú tuvimos a los émulos como Esparza Zañartu que perseguía hasta todo lo que tuviera color rojo; si hubiera podido hubiera suprimido hasta la palabra y toda la gama que suceden en el rojo. Seguidamente tuvimos a Javier Alva Orlandini que mando quemar de todas las bibliotecas del Perú los libros que hablaran de socialismo, de Marx y todo lo sucedáneo. Ya en la década del noventa en el siglo veinte tuvimos al último Nerón y genocida político como lo fue Alberto Fujimori o Kenyo Fujimori, quién ordeno quemar toda la biblioteca de la Universidad Nacional de Educación “Enrique Guzmán y Valle”, mas conocida como la “Cantuta”, y tal fue su delirio y desviación Psicológica que mando primeramente destruir el Local donde se leía los libros de la Biblioteca y finalmente asesinar a quienes Leyeron con prontitud tales libros y quienes los incitó a leer. Eso son los antecedentes que encontramos en nuestra Historia nacional.
Por lo anterior no nos causa sorpresa que ante la aparición del Libro del Señor Guzmán, todo el mundo salte de sus asientos como movidos por un resorte. Hablan de apología del terrorismo, como dice un adagio, Hablan de terrorismo los terroristas. Acaso no fueron los apristas que cometieron genocidio en el año 1986, cuando asesinaron a cerca de 400 presos políticos en las cárceles de Lurigancho, el Frontón y Santa Bárbara. Últimamente el genocidio de decenas de hermanos Awajun y Wampis a manos de Policías Mestizos. NI que decir de las huestes Fujimoristas, cuyo líder vació prácticamente todas las arcas fiscales para llevárselos a los paraísos asiáticos para guardar la fortuna mal habida, parta de los genocidios cometidos por su Grupo Paramilitar Colina y su genocidio en Canto Grande el año 1992. Entonces quienes son los terroristas?. Acaso no son ellos, que a través de sus coacciones a los medios engañan a la población a creer en sus cantos de sirenas, sin ser nada de verdad el gran desarrollo y estabilidad económica de nuestro país, siendo todo lo contrario?
Pero eso no es lo esencial y principal del problema. Lo esencial es su intolerancia ante cual evento o cosa que perturbe su dogmática verdad, si ellos creen que esa es su verdad. Entonces que la sostengan y la fundamenten, sin coaccionar ni persecución política a la que están tan acostumbrados con quienes disienten de su verdad, pues es su verdad, no es mi verdad ni tampoco es la verdad del resto. Pero hay otra cosa y es que la Constitución, la que ellos avalaron a pesar de ser fraudulenta y darse en un proceso muy oscuro, consagra la libertad de opinión y difusión de las Ideas. Por lo que, lo que esta sucediendo ahora es nada mas que el berrinche de quienes no pueden sostener su derrota política e ideológica, pero que amparados ante la fuerza de las armas y el sostenimiento de un poder de los ejércitos mercenarios creen tener la verdad. Pues el combate contra el Señor Guzmán, a quién no avalo, ni justifico, debió dársele la lucha a través de su posición, a sus ideas. Allí esta la lucha, no ampararse porque se tiene el poder para avasallar al que no lo tienen, eso demuestra su incapacidad ideológica y filosófica para sostener sus posturas. O es que sus posturas se verán desvestidas ante una polémica filosófica en la que ellos no podrán demostrar su verdad, si no todo lo contrario servirá para desnudarlos en toda su dimensión.
Lo que a hecho el Ministro de Justicia, el mismo Señor Alan Gabriel García Pérez y muchos congresistas de la Republica es persecución a razón de las Ideas que sostiene el Señor Guzmán, y no entrado a combatir políticamente las ideas que éste sostiene. Lo que constituye delito de infracción Constitucional, por lo que se debe denunciar por tal delito al Ministro de Justicia al Presidente de la Republica para que sean destituidos por violar los derechos constitucionales a la que tiene derecho toda persona. Nos guste o nos guste son las Ideas del Señor Guzmán, se le respeta, pero si no los comparte uno, por que se tienen que perseguir a razón de ello. Todo lo contrario constituye nuestra bajeza y nuestra incapacidad por combatirla y sostener nuestra posición, si creemos que la nuestra es la verdad.
Ante todos estos eventos se debe proceder a denunciar no solamente al ministro de Justicia, al procurador de la Republica y los congresistas que avalaron tal despropósito, si no también al fiscal que acogió la denuncia por la violación de los derechos Constitucionales, nos gusto o no tiene su derecho el Señor Guzmán a gozar de lo que le ampara la Constitución Aprofujimontesinista.
Ojala también no me persigan a mi?
Juan Esteban Yupanqui Villalobos.
Tupac Isaac II
http://juanestebanyupanqui.blogspot.com

Anuncios

Acerca de Yanawarmi Yupanqui

Cosas de la vida
Esta entrada fue publicada en Historia, Opinion y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s