la soberboa de Chavez

La soberbia no puede ganar a la autocritica en todo dirigente político, eso, si es que quiere sobrevivir a los avatares de la misma. Lo mismo se puede decir  de los que se dicen de izquierda como los de la derecha. Para  el pensamiento progresista, son dos claras distinciones,; unos por el sostenimiento del sistema, pero ganándose alguito y los otros como hijos biológicos de un sistema que se desmorona y que no es reconocido por quienes ellos mismo lo sostienen. O se es progresista o reaccionario, no cabe distinciones intermedias a pesar de que algunos sostienen que es mejor la síntesis de las posiciones, para asegurar una perspectiva coherente. Lo cual no lo creo, ya que en posiciones antagónicas no puede haber punto intermedio, y esto mucho mas cuando esta en juego la vida de la humanidad. Lo que pasa es que los tibios de corazón como decían los cristianos; se quiere tener las gollerías de un sistema, pero denunciándolo para hacerse ver como de avanzada, no siéndolo. Aquí en nuestra comunidad tenemos muchos ejemplos de éstos.

Todo cambio, que viene del pensamiento luminoso de un solo caudillo, es solo un intento de reformismo y el asunto va mucho mas allá, pues lo que pretende es desprestigiar el camino verdadero del que hablaba el manifiesto de Paris. Ese es el camino por el que esta transitando el gobernante venezolano, para ello a nivel continental se alía con alguien que tenga algún tufillo de cambio progresista  a fin de que le sirva de pantalla para sus negros propósitos. Eso es el resultado del avance que se tiene en Venezuela con el avance de la oposición a su gobierno, que es el grupo de quienes detentaron el poder anterior a el. Hay alguna razón para decir todo esto, y es que el pensamiento progresista surge precisamente del pensamiento colectivo, que si bien debe haber una dirección, esta debe ser colectiva, ya que si vamos por el único salvador de todo, podemos caer en el dogmatismo y en el culto a una sola persona, lo que tendrá consecuencias funestas apara cualquier movimiento progresista, limitara su visión de las cosas y los planos que se verán, son limitados y recortados; ya que no todo puede estar concentrados en una unidad absoluta, esto si concebimos a la dialéctica como nuestro fundamento de razón de las cosas.

El claro ejemplo lo podemos tener en toda Suramérica, el creer haber visto la realidad completa, a donde los llevo, Solo al despeñadero, ello por su inconsecuencia y limitación ideológica que poseen. Lo que mas prima es el individuo, por ello creamos mecanismos que nos permitan sostenernos para siempre en la dirección y no dejando que colectivamente y secuencialmente lo asuman otros, conforme van pasando las circunstancias históricas que no son invariables, eternas o inmutables, que por lo mismo los cambios deben ser inpermanentes, pero deben darse; ya que si no se da, las limitaciones de tiempo se darán y lo que se construyo perecerá. Esto es lo que empieza a suceder en Venezuela, aparte de sus alianzas con el Trotskismo, experto en desandar lo andado y en renunciar a cualquier bandera con tal de usufructuar económicamente de su posición privilegiada que ostentan. Pero aparte por haber sido infiltrada hace muchos siglos por todos los sistemas de inteligencia del imperialismo, y ser de ella un apéndice con el cual desprestigian cualquier intento de los pueblos por liberarse. Es bueno recordar de la traición de algunos de ellos a movimientos que estuvieron en la década del 65 del siglo pasado, como lo sucedido con Luis Felipe De la Puente Uceda que fue traicionado por todos los Trotskistas peruanos y entregado a la fuerza reaccionaria de los gobiernos de ese entonces. Y es que el Trotskismo es un mercenario ideológico que se presta al mejor postor, y eso tiene una finalidad, la de desprestigiar precisamente a quienes quieren el cambio de situación para las grandes mayorías. Es larga la lista para hacer el recuento de esto. Muchos lo negaran con la finalidad de esconder su esencia y el destino que ellos crearon. Ese será el triste final para Venezuela, con lo cual para las grandes mayorías verán sepultadas sus esperanzas de mejora de su situación de pobreza, miseria y marginación. Lo pero de todos que estos mercenarios ideológicos están formando a jóvenes bolivianos en su miseria ideológica o preparándolos para la traición, como también para seguir perpetuando sus nefastas acciones.

Por eso no tiene futuro el gobierno reformista de Chávez, como tampoco lo tendrá si sigue así el de Evo Morales. Que crearon una expectativa grande; pero como se va caminando estas se van alejando de las verdaderos objetivos para los cuales se solicito el apoyo de esa mayoría que necesita respiro y mejora de su situación de esclavitud. Y es que quienes deben dirigir la lucha precisamente son estas mayorías, no los pensadores reciclados o los mercenarios que se alquilan a mejor precio en toda lid progresista.

Juan Esteban Yupanqui Villalobos

http:juanestebanyupanqui.blogspot.com

http:huamanpuka.bubok.com

Anuncios

Acerca de Yanawarmi Yupanqui

Cosas de la vida
Esta entrada fue publicada en Opinion. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s